Trata de personas con finalidad de matrimonios forzados en Medio Oriente, ¿Y tú, conocías esta problemática?

Por definición, el matrimonio forzado es aquel en que alguna de las partes (o ambas) es obligada a participar en dicha unión ya sea a través del uso de la fuerza, la coerción o la amenaza, y lamentablemente esta situación es una constante a lo largo y ancho del planeta.

 

Las motivaciones para realizar dichos matrimonios forzados son diversas, y van desde prácticas culturales y religiosas hasta problemas socioeconómicos, situaciones de conflicto, y crimen organizado, entre otras; esta diversidad es lo que dificulta el restringir su práctica y encontrar una solución al problema a corto plazo.

 

En el caso particular de la región del Medio Oriente y Norte de África, podemos ver que existe una conjunción de factores que ha facilitado que esta práctica se siga llevando a cabo en la actualidad, a pesar de que existan mecanismos legales en su contra. Debido a la preeminencia de la religión musulmana en la región, se ha llegado a considerar en occidente que esta es una práctica sancionada por el Islam; sin embargo, la mayoría de los países islámicos son signatarios de las convenciones internacionales que condenan tanto los matrimonios forzados como los matrimonios infantiles, y existen leyes locales que buscan frenar dichas prácticas.

 

¿Qué ocurre entonces en la región? En primer lugar, partimos de las tradiciones tribales en las que la mujer no tiene voz ni voto con respecto a este tipo de decisiones, ya que se fundamentan sobre sociedades patriarcales en las que el jefe de familia, como responsable de ésta, es quien toma todas las decisiones que desde su perspectiva favorezcan al grupo y no al individuo. Con el surgimiento del Islam alrededor del año 610 d.C., se buscó modificar las normas sociales y empoderar a la mujer para que fuera partícipe en el proceso de toma de decisiones.

 

Algunos de los cambios principales con respecto a la posición de la mujer en la sociedad pre-islámica fueron: la dote, que antes era recibida directamente por la familia de la novia, ahora sería exclusivamente para la esposa, permitiéndole tener un patrimonio propio, y por ende, con el reconocimiento económico un reconocimiento legal; la práctica de “heredar” las viudas a otros miembros masculinos de la familia del esposo quedaba abolida; la mujer también podía ahora promover el divorcio, aunque aún con más obstáculos que un hombre; y sobre todo, se requeriría del consentimiento explícito de la mujer para realizar una unión matrimonial, ya no sólo el de los tutores.

 

Sin embargo, las prácticas tradicionales han sido más fuertes que la religión, y actualmente aún se pueden encontrar casos de matrimonios forzados, principalmente involucrando menores de edad pero también mujeres adultas. Estas prácticas son contrarias a las enseñanzas del Islam, pero a quienes les favorecen han recurrido a la interpretación de ciertos pasajes del Corán o de los dichos del Profeta de forma que les permita justificar de manera “religiosa” el seguir llevando a cabo los matrimonios forzados.

 

Hay que resaltar también que hubo un sincretismo entre el islam y otras religiones locales a lo largo de los siglos, lo cual también ha contribuido a que la población esté convencida de que estas prácticas no sólo están permitidas, sino son promovidas por el islam.

Otro factor que contribuye a que esta práctica no se haya extinguido es el de la pobreza. Para muchas familias no sólo se trata de la oportunidad de tener una boca menos que alimentar en zonas en las que los recursos más básicos como son alimentos, agua y vivienda escasean, sino que además la dote que recibirán por el matrimonio de una hija se ve como un pago que contribuirá a la manutención del resto de la familia.

 

Es un sacrificio que debe hacerse en beneficio de los demás. Así, muchas menores de edad son casadas contra su voluntad por motivos económicos, y esta acción se ve respaldada y justificada por las prácticas tradicionales antes mencionadas.

Por último cabe resaltar que no sólo los tutores son responsables de los matrimonios forzados, sino como se mencionó al inicio los grupos criminales juegan un papel importante para que esta práctica se haya extendido los últimos años.

 

Es común el secuestro sistematizado de grupos de mujeres en zonas que están envueltas en algún conflicto armado, y si bien uno de los principales motivos es utilizar a dichas mujeres con fines sexuales, también estos secuestros se llevan a cabo por cuestiones de limpieza étnica o religiosa, que es donde entra el matrimonio forzado. Es decir, no se trata simplemente de volver a estas mujeres prostitutas o concubinas, sino que al convertirlas en esposas de los combatientes se está garantizando que los hijos que tengan pertenecerán al grupo étnico o religioso de estos últimos, y no del que originalmente provienen estas mujeres.

 

A muchos de estos hombres, además, se les promete una esposa como incentivo para que se unan a determinado grupo y su lucha armada.

Como conclusión cabe destacar que los matrimonios forzados en general, pero en particular en la región del Medio Oriente, no provienen de una lógica simple que pueda ser abordada desde una perspectiva única. Se deben de considerar los diversos factores que están detrás de esta práctica para poder eliminarlos de raíz, y para conseguir dicho objetivo se requiere de la participación tanto de gobiernos y ONG’s como de la sociedad civil.

 

Te sugerimos que para mayor información sobre este tema consultes los sitios de las siguientes organizaciones las cuales tiene una sección específica sobre los matrimonios forzados y la religión.

 

The AHA Foundation (http://www.theahafoundation.org/),

ForcedMarriage.Net (http://www.forcedmarriage.net/),

Girls Not Brides (http://www.girlsnotbrides.org/);y

Against Forced Marriages (http://againstforcedmarriages.org/)

l

 


La Mtra. Marcela Alvarez Pérez es Licenciada en Relaciones Internacionales y Maestra en Estudios sobre Estados Unidos de Norteamérica por la Universidad de las Américas Puebla. Además cuenta con una maestría en Estudios de Asia y África  con especialidad en Medio Oriente por El Colegio de México. Actualmente es profesor por asignatura en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en la Universidad Iberoamericana Puebla y en la Universidad Popular Autonoma de Puebla. Líneas de investigación: política exterior de Estados Unidos, política doméstica de Irán, Islam y medios de comunicación, política y redes sociales.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Tel:

+52 222 23 25 507

Correo:

info@anthus.org.mx

Dirección Puebla

13 sur 505 piso 9, Interior B

Colonia Centro, Puebla, Puebla, México.

C.P. 72000

 

Dirección CdMx

Amsterdam 133

Hipódromo, Condesa, Ciudad de México.

C.P. 06100

            ANTHUS A.C. Asociación Nacional contra la Trata Humana en la Sociedad, Asociación Civil.

"En esta asociación no se discrimina por motivo de raza, religión, orientación sexual, etnia, condición física o socioeconómica  ni por ningún otro motivo"